Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Educación física / Término

Secreciones digestivas

Las secreciones digestivas o gástricas, denominadas jugo gástrico, son producidas por las células epiteliales superficiales, y por las glándulas gástricas. En las glándulas corpofúndicas (oxínticas) a nivel del cuello se encuentras las células mucosas cervicales que se encargan de secretar mucus. A un nivel más profundo le siguen las células parietales u oxínticas, encargadas de secretar ácido clorhídrico y factor intrínseco. Siguiendo en profundidad se encuentran las células principales (cimógenas), encargadas de secretar pepsinógeno, y finalmente las células enteró endocrinas (células apud). En la región pilórica predominan las células mucosecretoras y se encuentran las células g, productoras de gastrina (importantes en la regulación de la secreción de ácido).
secreción de ácido: el citoplasma de las células parietales no estimuladas contiene numerosos túbulos y vesículas. En las membranas de estas estructuras se sitúan proteínas transportadoras de h+ (atpasa h+/k+) hacia el lumen glandular. Cuando estas células son estimuladas se produce una fusión de estas vesículas con la membrana plasmática de los conductillos secretores de las células parietales, y en consecuencia la secreción ácida es hacia la luz gástrica. Los principales estímulos de la célula parietal son la acetilcolina (mediado por nervio vago), la histamina y la gastrina. Cada uno de estas sustancias se une a un receptor específico en la membrana de la célula parietal y estimula la secreción. (ver figura 2). La secreción gástrica se efectúa siguiendo un ciclo circadiano, con mayor secreción nocturna y menor secreción en las primeras horas de la mañana. La vista, el olfato y el gusto estimulan la secreción ácida mediada por el nervio vago, en lo que se denomina la fase cefálica de la secreción de ácido. Los nutrientes (aminoácidos y aminas) que se encuentran en el estómago y la distensión de la pared gástrica, mediante la activación de las células g productoras de gastrina, estimula la secreción ácida en la fase gástrica. A nivel duodenal la distensión de su pared, y la presencia de productos de la digestión proteica, mediante respuestas nerviosas y endocrinas estimulan la secreción ácida gástrica (células g duodenales son estimuladas, y producen gastrina). Por otro lado, la presencia de un ph a nivel del duodeno menor a 3, mediante diversos mecanismos inhiben la secreción de gastrina de las células g, inhiben las células parietales y también retardan el vaciamiento gástrico. Todos estos procesos ocurren en la llamada fase intestinal.
digestión proteica y secreción de pepsina: secretadas por las células parietales en forma de pro enzimas (inactivas) llamadas pepsinógenos. El ácido gástrico produce una escisión de los enlaces del pepsinógeno transformándolo en pepsina que es activa. Éstas ejerce su actividad proteolítica máxima a ph 3 o inferior. Las pepsinas pueden digerir hasta el 20% de las proteínas de una comida típica. A nivel duodenal producto de la secreción de bicarbonato, el ph se eleva y la pepsina se inactiva. La pepsina inicia la digestión proteica, pero a nivel intestinal las enzimas pancreáticas tienen un rol muchísimo mas importante (de hecho la falta de pepsina no altera de manera significativa la digestión proteica, no así las enzimas pancreáticas). Dentro de las importantes destaca la tripsina, quimotripsina y carboxipeptidasa, las que se secretan en forma de inactiva (proenzima), y la enzima intestinal enteropeptidasa (enterocinasa), se encarga de activar la tripsina (convierte el tripsinógeno en tripsina), y ésta se encarga de activar al resto de las proteasas.

Enlace permanente: Secreciones digestivas - Fecha: 2017-03-23 09:14:18


< Sangre Glosario Educación física Secuencia didáctica >