Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Psicoanálisis / Término

Inconsciente

Es la sede de los conflictos reprimidos de carácter sexual que no tienen lugar en la conciencia por efecto de la represión. En él, nada desaparece sin dejar huellas en otro espacio y manifestarse en la conducta. Esas huellas son partes constitutivas de nuestra personalidad, y principalmente si tiene un carácter traumático. En este sentido reprimir está ligado a enmascarar, a encubrir. Una representación reprimida atrae las representaciones asociadas a ella.


¿Pueden existir procesos mentales de los que el sujeto no se percate? ¿No sería contradictorio, por definición, hablar de procesos psíquicos inconscientes? Son preguntas o cuestionamientos críticos que se han hecho al psicoanálisis. Freud respondió postulando dos clases de procesos inconscientes: los que pueden ser fácilmente vueltos conscientes y los que están sometidos a la represión. Hay cosas que es sencillo rememorar; otras, como ciertas fantasías, deseos, recuerdos penosos, existen pero sólo se pueden hacer conscientes luego de eliminar determinadas resistencias. Sobre la evidencia de esto último, Freud basó su hipótesis de un inconsciente dinámico.


Schopenhauer, citado en Landman, menciona que el inconsciente como una fuerza al servicio de la voluntad que explica la ignorancia del hombre en relación con los verdaderos motivos de algunos de sus actos (1999, p.53). Por otro lado el adjetivo inconsciente se utiliza en ocasiones para connotar el conjunto de los contenidos no presentes en el campo actual de la conciencia. Sin embargo, se le otorgan un significado diferente en el sentido tópico, mencionando que el inconsciente designa uno de los sistemas definidos por Freud dentro del marco de su primera teoría del aparato psíquico; está constituido por contenidos reprimidos, a los que ha sido rehusado el acceso al sistema preconsciente- consciente por la acción de la represión (Laplanche, Pontalis, 2004, p.193).

Los caracteres esenciales del inconsciente pueden ser:

- Sus contenidos son representantes de las pulsiones

- Están regidos por los mecanismos específicos del proceso primario, especialmente por la condensación y el desplazamiento.

- Son caracterizados de energía pulsional, buscando retornar a la consciencia y a la acción; pero sólo pueden encontrar acceso al sistema preconsciente- consciente en la formación de compromiso; después de haber sido sometidos a las deformaciones de la censura.

- Su contenido es atemporal (Laplanche, Pontalis, 2004, p.193).

“Los procesos inconscientes sólo se vuelven cognoscibles para nosotros bajo las condiciones del soñar y de la neurosis, o sea, cuando procesos del sistema preconciente, más alto, son trasladados hacia atrás, a un estadio anterior, por obra de un rebajamiento (regresión)” (Freud, 1976, p.185). Por lo tanto, el contenido latente solo es revelado durante la fase onírica y de la neurosis, esto suele suceder porque el preconciente deja de actuar por esos momentos y permite al inconciente interactuar con el conciente. Normalmente no es cognoscible porque el preconciente se impuso al inconciente en edades muy tempranas (Freud, 1976, p.185).

Conocer el término de inconsciente es importante dentro del estudio del psicoanálisis ya que a partir de este que Freud explica su teoría. Como explica Melman en su libro "Nuevos estudios sobre el inconsciente" que la elección del término inconsciente se encuentra marcada en el curso de su propio análisis, es decir experiencia de un hecho decisivo en la experiencia del propio Freud (Melman, 1999, p. 13). Además, es necesario estudiarlo para poder comprender el origen y fundamentación de la teoría psicoanalítica siendo este término el más importante dentro de la misma.

Para entender la manera en que funciona el sistema inconsciente, es importante también mencionar lo que caracteriza a la lógica del proceso primario. Los procesos del sistema inconsciente son atemporales, es decir no están ordenados con arreglo al tiempo, no se modifican por el transcurso del mismo, ni tienen relación alguna con él, no conocen un miramiento por la realidad, pues se encuentran sometidos al principio del placer, existe una ausencia de contradicción, es decir en el proceso primario no existe la negación (Freud, 1976, p. 184). Las leyes de la lógica de este sistema son el desplazamiento y la condensación, pues la representación que corresponde al sistema inconsciente es representación-cosa, que consiste en la investidura de huellas mnémicas derivadas de las imágenes de las cosas, se trata de pura imagen mnémica que entra en distintos y complejos circuitos asociativos, y por ello es susceptible de desplazamiento y condensación (Rivelis, 2009, p.24).

Además de las características mencionadas antes el inconsciente es necesario porque los datos de la conciencia son en alto grado lagunosos, en sanos y en enfermos, aparecen a menudo actos psíquicos cuya explicación presupone otros actos de los que la conciencia no es testigo, tales actos no son solo las acciones fallidas y los sueños o todo lo que llamamos síntomas psíquicos más bien son ocurrencias cuyo origen desconocemos y con resultados de pensamiento cuyo trámite se nos oculta, es preciso entonces adoptar el punto de vista de que es insostenible exigir que todo lo que sucede en el interior de lo anímico tenga que hacerse notorio para la conciencia. Otra característica del inconsciente es que, es legítimo puesto que para establecerlo no nos apartamos un solo paso de nuestro modo habitual de pensamiento, que se tiene por correcto. (Freud, 1915, p.39).

Son fenómenos establecidos como pensamientos o recuerdos con un difícil acceso a la consciencia provocado por la memoria y la atención por ende es necesario la utilización de métodos especiales como la asociación libre de ideas en el psicoanálisis (Flachier, 1990, p.25).

Freud (1915, pags. 30-56) dice que el inconsciente es un material que se encuentra en la psiquis. Es parte del aparato psíquico. Es el lugar donde están los deseos reprimidos y el cual no tiene acceso a la consciencia. No puede explicarse desde la consciencia, lo reprimido es parte de lo inconsciente y está fuera de la lógica racional. Las pulsiones de deseo mueven al inconsciente y Freud considera que el inconsciente es necesario, es legítimo y es atemporal.

Enlace permanente: Inconsciente - Fecha de actualización: 2019-08-13 - Fecha de creación: 2016-04-24


< Impulsos sexuales Glosario Psicoanálisis Inhibición >