Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Psicología / Término

Lamina en blanco

La personalidad es algo asistemático, porque cada sujeto es diferente al otro en su historia, y la evaluamos mediante técnicas que son sistemáticas pues presentamos los mismos estímulos en el mismo orden y recogemos los datos de la misma manera. Diferirán nuestras intepretaciones según cada persona.

Las láminas en blanco son estímulos sistemáticos: siempre son presentados al sujeto en el TAT y en el TRO. Podría decirse que con la lámina en blanco no se cumple la propiedad del estímulo para favorecer proyecciones sobre láminas pictóricas, ya que estas se usan para promover la proyección. La lámina en blanco es la menos paramétrica de todas. Permite no obstante standarizar la interpretación del relato porque se la mostramos a todos los sujetos, en lugar de decirles directamente que inventen una historia.

La lámina en blanco expresa la relación transferencial con el entrevistador, pues se supone que al no haber figura, se tornará figura la relación entrevistado-entrevistador. También tomará como fondo las láminas pictóricas y expresará como vivenció la toma del test.

Desde esta perspectiva, la lámina en blanco equivale a la entrevista libre. Las consignas 'hábleme de usted' e 'imagine un cuadro e invente una historia' configurarán el campo a partir de la personalidad del sujeto y del aquí y ahora con el entrevistador.

Phillipson toma algunos postulados de Bruner y de Lewin.

BRUNER: La percepción se da en tres etapas: a) Una expectativa o hipótesis, b) una información aportada por el ambiente, y c) un procedimiento de impugnación o confirmación. Las hipótesis se refieren a relaciones interpersonales, y la información aportada por el ambiente no se refiere a tamaño, brillo, etc., sino al calor o frialdad aparente de las personas, la apariencia amenazante de la situación, la aparente inteligencia o sinceridad de los otros, etc.

LEWIN: La personalidad es entendible en relación con el campo en que opera. Este campo psicológico está determinado más por factores sociales que físicos, pues ya desde el nacimiento estamos vinculados mediante gratificaciones, frustraciones, control, libertad, aprobación o desaprobación. Importa lo percibido en el campo, no lo percibido objetivamente.

La lámina en blanco tendría para Bruner como únicos indicadores ambientales la situación de toma de test, vivida como gratificante o frustrante, y sería percibida según su patrón habitual de relaciones interpersonales.

Dado el alto grado de saturación proyectiva de la lámina en blanco (máxima inestructuración), el sujeto proyectará en la historia sus deseos (situación estímulo gratificante) o una historia donde se protegerá de las consecuencias del cumplimiento del deseo (situación amenazante), o donde apacerán defensas contra el deseo o contra la amenaza.

Señala Phillipson que la máxima tensión está en la primera lámina, pues después, cuando el sujeto ve que el psicólogo no confirma ansiedades ni catástrofes fantaseadas inconcientemente, está más suelto y las fantasías afloran más fácilmente.

La lámina en blanco no sólo muestra la relación transferencial sino también un cuadro del mundo creado por el sujeto donde satisfacería sus necesidades, evitando las amenazas y consecuencias temidas, como forma de resolver su problema actual. Intentaría resolver la tensión generada por la transferencia.

En el Phillipson la lámina ocupa el último lugar, lo que mostraría las fantasías de enfermedad y curación, los recursos para fantasearlas y las posibilidades de hacerlas realidad. También muestra cómo se despide del test y del psicólogo. Murray la coloca en el medio de la segunda parte para explorar lo transferencial. Siempre debe avisársele al sujeto que vendrá una lámina sin gráfico, pues si no aparecen reacciones de sorpresa o agresión. Si el paciente se bloquea a pesar de la consigna, es que los gráficos fueron el único recurso que puede usar para proyectar, y sin ellos se siente desprotegido y sin límites, como si la realidad no existiera.

En ciertos casos la lámina en blanco funciona como pronóstico, al volcarse allí un proyecto existencial. García Arzeno indica que la lámina en blanco sugiere al sujeto lo mejor que podría ocurrirle. Esto favorece recursos como la idealización y la defensa maníaca, para no entrar en depresión.

Algunas reflexiones.- al presentarle al sujeto una lámina en blanco luego de varias pictóricas, tal vez la lámina evalúe su capacidad para adaptarse a situaciones desacostumbradas.

Otra reflexión: ¿son los estímulos menos estructurados, como se sostiene habitualmente, los que tienen mayor saturación proyectiva? Megargee critica esto diciendo que hay que ver si un sujeto frente a la lámina en blanco responde a este estímulo: tal vez esté reaccionando frente a la situación total, que es más estructurada. No es lo mismo carencia de estructura que ambigüedad, pues la lámina en blanco, ausencia de estructura, limita el número posible de interpretaciones de la misma. Se comprobó también que fotos mostradas muy brevemente no incrementaban la proyección, y que los dibujos delineados nítidamente eran más útiles para proyectar. Del mismo modo, se vio también que las series de láminas más cotidianas eran donde más cosas se proyectaban, en comparación con las más dramáticas.

En suma: láminas del TAT muy ambiguas no estimulan el mundo privado del sujeto, pero sí respuestas cincunstanciales defensivas que dan como resultado la evocación de un tema placentero.

Holt ha comparado la historia contada a partir de la lámina en blanco con los sueños, y señala (las acotaciones respecto de la lámina en blanco son de la autora del apunte):

1) Restos diurnos: Quizá la lámina pictórica o parte de ella guarde la misma relación con la historia que los restos diurnos respecto del sueño. Aunque como estos restos la lámina no sea una experiencia personal, sirve como estímulo standar para hacer comparaciones interindividuales.

La historia respuesta de la lámina en blanco tiene en cambio, un contenido tan personal como el sueño.

2) Como en el resto diurno respecto al sueño, el impacto de la lámina TAT no siempre permite descargar motivos o problemas subyacentes. Sólo algunas láminas pueden hacerlo.

Al no tener tema, la lámina en blanco no sirve a la descarga deformada de necesidades reprimidas. También lo hacen las otras láminas, pero en la lámina en blanco hay un compromiso más personal en la historia respuesta, y se vio que muchos daban historias autobiográficas. Se notó uniformidad según la patología: historias vitales y orientadas al futuro en personas normales, tedio o desolación y más vinculación con el pasado en neurosis.

3) Los restos diurnos ofrecen una oportunidad de descarga parcial. La lámina TAT en cambio puede tener un contenido indiferente y liberar solo necesidades concientes y periféricas.

En el sueño el sujeto es responsable del tema, con menos posibilidades de defensa que frente a la lámina en blanco, donde puede defenderse negándose a hacer una historia.

4) El material inconciente en el sueño sufre determinadas transformaciones. En la lámina hay una distorsión perceptiva y el complejo básico sigue inconciente a pesar de haber sido removido por la imagen.

La historia de la lámina en blanco también está sometida a distorsiones y deformaciones.

5) El sueño sufre una elaboración secundaria para darle coherencia. En la historia frente a la lámina esta elaboración interviene aún más, ya que allí predominan sobre los procesos primarios. Lo mismo respecto de la lámina en blanco.

El mismo color blanco también influye, pues se contaban historias distintas frente a láminas rojas o negras.

Celener Graciela, Fundamentos teóricos para la inclusión de láminas en blanco (Ort-Tat), publicación interna de la Cátedra de Técnicas psicodiagnósticas II de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, 1996.

Enlace permanente: Lamina en blanco - Fecha: 2017-10-09 02:17:27


< Laguna temporal Glosario Psicología Lapsus >