Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Psicología / Término

Megabrain

Dispositivo sintetizador de ondas cerebrales que, en forma de anteojos, emiten ondas luminosas y coloridas para ser captadas con los ojos cerrados. Permite modificar alteraciones nerviosas sincronizando los ritmos cerebrales, y son capaces de inducir una relajación profunda.

Cazau Pablo (2000) Vocabulario de Psicología - Redpsicología. www.galeon.com/pcazau


En su variante más simple, el megabrain es un aparato al cual están conectados un par de auriculares y anteojos especiales, a través de los cuales el cerebro recibe estimulaciones acústicas y luminosas. Estos 'gimnasios mentales', como también se los llama, sirven según sus inventores y usuarios para eliminar el estrés, el insomnio, las fobias, y se intensifican las percepciones sensoriales, la creatividad, la energía corporal y la autoconfianza, entre otras cosas.

Los megabrain basan su funcionamiento en principios fisiológicos. Estos aparatos generan, luz y sonido mediante, electricidad, la cual es recibida por el cerebro. Este tiene una tendencia natural a 'acoplarse', es decir, a imitar las ondas que recibe desde afuera, y así se logran estados de relajación importantes y se pueden sincronizar los dos hemisferios cerebrales (que normalmente trabajan en forma independiente), ya que el estado ideal es que tengan la misma frecuencia. El Dr. J. Fusillo, del Servicio de Neurología del Hospital Italiano (Buenos Aires) sostiene que, en rigor, estos aparatos ayudan a relajar, pero que el estado de relajación depende en gran medida de la capacidad de cada persona y de su grado de sugestionabilidad. Por su lado el Dr. N. Proverbio, que dirige la clínica psiquiátrica Diten junto al Dr. García Badaracco, sostiene que estos aparatos pueden ser necesarios en casos donde no hay otra alternativa, pero insiste en que atacan sólo el síntoma, y no la causa de los padecimientos de la persona.

Dentro de los megabrain, inventados hace más de una década por Michael Hutchinson, hay muchas variantes, entre las cuales está el Inner-quest, que contiene 16 programas computarizados para promover la relajación profunda, la meditación, el estado de alerta mental y alta concentración, mayor energía, creatividad expandida, aprendizaje acelerado y otros. Por su lado el Vibrasound, que no sólo permite oír la música sino también 'verla', utiliza una camilla y un equipo sofisticado de reproducción de sonido, estimuladores fotográficos, transductores electrofísicos, generadores de aromoterapia y tablas de flotación de cristal líquido, todo lo cual permitiría una estimulación sensorial total.

Pero sea cual fuese el modelo utilizado, según la Food and Drug Administration, de los EEUU, los megabrains estimulan en forma suave y natural la conexión mente- cuerpo, y si bien no tratan ni curan ninguna enfermedad, es una tecnología utilizada para complementar el trabajo médico-psicológico.

Revista La Nación, Buenos Aires, 17/11/91.


Nadie duda, hoy en día, acerca de la influencia que en el cerebro tienen estímulos como la luz, la música, el color, el calor, etc.

Muchos pueblos, a lo largo de la historia, utilizaron, y utilizan los enigmáticos efectos del fuego y el sonido de tambores en ceremonias y festejos. La unión de ambos estímulos produce una especie de trance mental en todos los que participan del ritual.

En la sociedad en que vivimos, apurada, competitiva, exigente e implacable, no podemos aislarnos para dedicar parte de nuestro tiempo, y de nuestra vida, a la ejecución de rituales ancestrales que nos proporcionen un estado mental adecuado y funcional para cada demanda que se nos presente o para cada circunstancia que acontezca.

Pero los científicos, los inventores y, sin duda, los avispados comerciantes, saben perfectamente que no se pueden desdeñar conocimientos que, durante cientos de años, han demostrado tener alguna o mucha eficacia, así que, en el caso que nos ocupa y tras muchos estudios, investigaciones y evaluaciones surgieron, supliendo y mejorando técnicas rudimentarias, los sintetizadores de ondas cerebrales, comercialmente llamados "Máquinas de la Felicidad".

Combinan, estos sintetizadores, la luz y el sonido, estímulos que por separado habían sido sobradamente estudiados como herramientas capaces de mejorar el funcionamiento de la mente y lógicamente del cuerpo, y de tal combinación y estudio surgieron programas cuidadosamente diseñados capaces de modificar y potenciar las funciones del cerebro.

Nuestro cerebro consta de dos hemisferios celebrales, izquierdo y derecho. Cada hemisferio tiene funciones determinadas y autonomía propia, cuando estamos realizando una tarea la actividad del cerebro se asienta predominantemente en un hemisferio y pasa, de uno a otro hemisferio, según la evolución de la tarea y las necesidades específicas.

Es decir, cuando un hemisferio está trabajando en las funciones propias de su competencia el otro permanece más relajado, como esperando su turno para entrar en pleno funcionamiento.

Pero ¿qué ocurre cuando alguien posee la facultad y/o el entrenamiento adecuado para que los dos hemisferios funcionen de forma sincrónica?

Se ha descubierto y demostrado que la mente, en estos casos, se manifiesta de forma llamativamente potente y competente capaz de memorizar más fácilmente, de aprender mejor, de mostrarse más creativa, de mejorar la capacidad para resolver problemas, de relajarse mejor y, en definitiva, de ser más eficaz su funcionamiento en cualquier ocasión.

Parece que no abundan muchas personas capaces de poner en sincronía ambos hemisferios, algunos pensadores, filósofos, yoguis y místicos lo han conseguido, pero sin duda se necesita una gran voluntad para mantener un entrenamiento tenaz del cerebro a fin de conseguirlo.

Es, por ello, que surgieron los sintetizadores de ondas cerebrales. Para disfrutar de sus benéficas prestaciones no hay más que sentarse en un sillón, ponerse las gafas, los auriculares y elegir el programa adecuado. El aparato nunca trata de entrar en competencia con nuestro cerebro. Sencilla y llanamente su función es potenciar las facultades que no están suficientemente desarrolladas, potenciar los propios recursos.

El cerebro, sometido a estimulaciones luminosas y sonoras de una frecuencia determinada, según los efectos que se deseen conseguir, se adapta y responde a esa frecuencia aproximadamente a los diez minutos de iniciada la sesión.

Los efectos se acumulan y, por tanto, los beneficios se producirán de forma más clara e intensa a medida que se utiliza el sintetizador.

Las aplicaciones más frecuentes de los sintetizadores de ondas cerebrales son:

1. Relajación. Programa ideal para conseguir una perfecta armonía entre el cuerpo y la mente, reequilibra el Sistema Nervioso y fortalece el Sistema Inmunitario. Cada sintetizador tiene varios programas de relajación, cada cual deberá elegir aquel que se ajuste más y mejor a sus deseos, personalidad y necesidades.

2. Aprendizaje. Programa que trabaja con frecuencias Alfa, ideal para disponer al cerebro ante cualquier tarea de aprendizaje, sea asimilar un idioma o memorizar cualquier tipo de información.

3. Insomnio. Este programa induce o provoca el sueño, no tiene un efecto somnífero inmediato sino que produce una adaptación paulatina al sueño.

4. Creatividad. Se mezclan, al mismo tiempo, ondas Alfa y Beta que incrementan el potencial creativo e imaginativo de las personas.

5. Meditación. Dedicado a aquellas personas que deseen encontrar un estado similar al conseguido en la Meditación profunda, el programa emite ondas Theta difíciles de alcanzar por personas no entrenadas para ello, como lo son los maestros de yoga.

Los sintetizadores de ondas cerebrales tienen más programas, he citado solamente algunos. También se pueden combinar con cintas de música apropiada para cada programa.

Conviene tener en cuenta que no es ninguna panacea para ninguna terapia ni, por supuesto, produce milagros. Es un complemento que ayuda al cerebro a potenciar sus facultades. Yo lo conozco y lo uso ocasionalmente, aunque, en honor a la verdad, soy francamente inconstante, sin embargo puedo decir que disfrutar de algunas sesiones es, como poco, una experiencia hermosa, relajante y revitalizante.

Si tienes oportunidad de conocerlo, no dejes de considerar su uso; puede que algunos gimnasios dispongan de él. Quizá no cambie tu vida pero contribuirá a que tu mente y tu cuerpo estén en buena armonía.

(Fuente: Raquel Buznego)

Enlace permanente: Megabrain - Fecha de actualización: 2019-01-02 - Fecha de creación: 2018-03-27


< Meditación Glosario Psicología Megalomanía >