Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Filosofía / Término

Yo

En filosofía, el yo significa la conciencia de uno mismo, la primera persona; esto hizo que algunos filósofos, como el francés del siglo XVII René Descartes o el ilustrado alemán del XVIII Johann Gottlieb Fichte, lo consideraran como única base de una realidad cuya existencia cierta es por lo demás discutible (el hecho básico de la realidad es que uno mismo existe), con lo cual el resto del Universo es una suposición a partir de la percepción personal. Otros filósofos, como Immanuel Kant, propusieron dos modos de entender el yo: como objeto de los pensamientos y las percepciones, y como sujeto (yo trascendental).


Individualidad percibida de modo autoconsciente (es decir, la conciencia reflexiva de si mismo).


"[David Hume] Haz o colección de diferentes percepciones que suceden unas a otras con una rapidez y inconcebible y que están en perpetuo flujo o movimiento. Según esto, Hume niega también la sustancia "yo", cuya idea es fruto de una ficción de la imaginación, porque no hay impresión de la que derive esa supuesta idea: "él yo o la persona no es una impresión, sino aquello a lo que se supone que hacen referencia a nuestras diferentes impresiones e ideas".


[Ortega y Gasset] Aquello a lo que cada uno llama “yo” es el personaje de su vida, su vida misma, haciéndose en cada instante en una circunstancia con la que convive, a la que responde y ante la que se encuentra inexorablemente en trance de decidir en cada momento. Este yo es así una construcción, diariamente realizada de uno mismo en virtud de una acción que traduce la necesidad en libertad. El yo, pues, es el programa vital que implica y envuelve todo mi entorno o circunstancia: los hombres, las cosas, las situaciones, en tanto que se están realizando.

Sólo en relación con ese yo las cosas tienen un sentido y son cosas. Cuando decimos “hay algo”, no lo afirmamos de ese algo, sino precisamente de nuestro propio yo. Cada yo constituye un punto de vista sobre el universo, posee una perspectiva sobre el mundo. Desde esta perspectiva se ilumina el quehacer, proyecto o drama en que consiste cada hombre.

Enlace permanente: Yo - Fecha de creación: 2017-04-28


< Yin y Yang Glosario Filosofía Zen >