Este sitio web es posible gracias a que muestra publicidad en línea a sus visitantes.
Por favor, ayude a que pueda seguir existiendo deshabilitando su bloqueador de anuncios (adblocker). Muchas gracias.

Glosario Química / Término

Electrolito débil

Un electrolito débil es una forma incompleta soluto que se disocia en iones en disolución. Por ejemplo, el ácido acético se disocia parcialmente en acetato de iones y los iones de hidrógeno, de modo que una solución de ácido acético contiene moléculas e iones. Una solución de un electrolito débil puede conducir la electricidad, pero no suele ser así como un electrolito fuerte porque hay menos iones para llevar la carga de un electrodo a otro.


Si un electrólito en solución posee una alta proporción del soluto se disocia para formar iones libres, se dice que el electrólito es fuerte; si la mayoría del soluto no se disocia, el electrólito es débil.


Los electrolitos son sustancias que producen una solución conductora de electricidad al ser disueltas en un solvente polar, como el agua. El electrolito disuelto se separa en cationes y aniones, que se dispersan en dicha solución. Si un potencial eléctrico es aplicado a la solución, los cationes se adherirán al electrodo que posee abundancia de electrones.

En cambio, los aniones de la solución se unirán al electrodo con déficit de electrones. Una sustancia que se disocia en iones adquiere la capacidad de conducir la electricidad. La mayoría de las sales, ácidos y bases solubles representan electrolitos.

Algunos gases, como el cloruro de hidrógeno, pueden actuar como electrolitos a ciertas condiciones de temperatura y presión. El sodio, potasio, cloruro, calcio, magnesio y fosfato son buenos ejemplos de electrolitos.


Un electrolito es una sustancia que en agua se disocia o separa en iones.

  • Un electrolito fuerte es aquel que se disocia totalmente. No quedará nada de sustancia al final, sólo sus iones.
  • Un electrolito débil es el que se disocia en menor medida. Quedará sustancia y quedarán iones.
  • Un electrolito muy débil es aquel que apenas se disocia, pudiendo despreciar la cantidad de iones. Quedará sustancia y no quedarán iones.

Un buen ejemplo de los electrolitos son los ácidos y las bases. El ácido sulfúrico y el hidróxido de sodio son electrolitos fuertes. El ácido sulfhídrico y el amoníaco son electrolitos débiles.

Un ejemplo de electrolito muy débil es el carbonato de calcio, que se disuelve en muy pequeña proporción en agua, de forma que se puede idealizar que es insoluble.


Electrolitos fuertes y electrolitos débiles

Los electrolitos (iones que pueden conducir la corriente eléctrica) se forman cuando se disuelve un soluto iónico en agua; este se disocia en iones positivos (cationes) y en iones negativos (aniones) que, por tener cargas diferentes, pueden conducir la corriente eléctrica.

Esta característica permite clasificar los solutos en “electrolitos” y “no electrolitos”.

Un electrolito será el que al disociarse da origen a una gran concentración de iones, hecho que permite mayor conductividad eléctrica. Se considera en la práctica que un electrolito fuerte se descompone en un 100%, lo cual impide equilibrios entre sus iones y la molécula correspondiente.

Un electrolito débil se disocia muy poco, de manera que no se produce una suficiente concentración de iones, por lo que no puede haber flujo de corriente eléctrica.

Las sustancias no electrolíticas tienen enlaces covalentes no polares que mantienen su individualidad al no ser disociadas por la acción de fuerzas electrostáticas. Algunas sustancias con enlaces covalentes polares no conducen la corriente eléctrica mientras se encuentran en estado sólido, líquido o gaseoso. Pero si se forma una solución acuosa, disolviéndolas en agua, conducen la corriente eléctrica, lo que indica que se han formado iones.

Enlace permanente: Electrolito débil - Fecha de actualización: 2018-08-21 - Fecha de creación: 2017-12-06


< Electrolito Glosario Química Electrolito fuerte >